Conectar con la emoción implica sentir. Implica, en ocasiones, “dejar de observar” para SER directamente esa emoción, y vivirla por completo durante unos momentos. Después, se irá esfumando y nos devolverá a una realidad más sosegada….